Pensiones alimenticias

Nuestro ordenamiento jurídico regula la obligación de prestarse alimentos entre parientes (ascendientes y descendientes y cónyuge, y hermanos en casos tasados), entendiéndose por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.

Los alimentos más habituales son los que se prestan de padres a hijos y suelen establecerse en un procedimiento de separación, divorcio, establecimiento de guardia y custodia o de modificación de medidas de cualesquiera de ellos, pudiéndose pedir de forma independiente a estos procedimientos en caso de necesitarlos.

Es imprescindible estar bien asistido jurídicamente para pedir y defender la cantidad que corresponda por alimentos, así como para no pagar más de lo que corresponda.